Hoy te quiero explicar cómo superar el miedo a conducir aplicando 8 consejos prácticos. 

Todos tenemos miedos e inseguridades y el que diga que no miente. Algunos de nuestros miedos pueden no interferir demasiado con nuestra vida, pero otros pueden limitarnos bastante, como el miedo a conducir (también llamado Amaxofobia). 

Es cierto que hoy en día no necesitamos coger el coche para desplazarnos. Pero si te digo que puedes superar este miedo y que además esto tendrá un impacto positivo en tu autoestima, ¿no querrías ni siquiera intentarlo? 

➡️ Lo más importante para superar el miedo a conducir es combinar técnicas de relajación con una exposición progresiva a la conducción. 

⚠️ Una exposición demasiado precipitada puede empeorar la fobia a conducir. 

En este artículo te explicaré cómo aplicar los siguientes consejos paso a paso, para que puedas empezar a perder el miedo a conducir. 

Superar el Miedo a Conducir Mejorará Tu Vida


Hoy en día podemos desplazarnos a prácticamente cualquier lugar sin coger el coche. Teniendo en cuenta esta realidad, tiene sentido que te preguntes si vale la pena intentar vencer este miedo. Esta es una pregunta que no podemos responder por ti.

Lo que sí podemos decirte es que en función de lo que elijas, tendrás resultados diferentes. 

Si eliges quedarte en tu zona de confort, sentirás menos ansiedad, puesto que no te estarás exponiendo a aquello que temes. Pero esto tiene un precio:


Sin embargo, si eliges enfrentarte al miedo a conducir:


Como puedes imaginarte, yo prefiero la segunda opción, ya que conlleva muchos beneficios, no sólo prácticos sino psicológicos.

Pero no te voy a mentir: enfrentarnos a nuestros miedos no es un camino de rosas y el miedo a conducir no es una excepción. 

Es probable que al principio sientas miedo, ansiedad, frustración, etc. Pero no te preocupes: las estrategias que voy a explicarte son extremadamente respetuosas con tu ritmo y siempre tendrás el control de la situación.

Si estos argumentos no han logrado convencerte, no hay ningún problema, siempre puedes volver a este artículo cuando te sientas más preparado/a. 

Causas del Miedo a Conducir


Para poder enfocar la superación del miedo a conducir, es importante que entiendas cómo se origina y mantiene. 

Las causas de la Amaxofobia pueden ser diversas. Estas son algunas de las más comunes:


Detrás del miedo a conducir suele haber experiencias emocionalmente impactantes, que pueden o no habernos ocurrido directamente.

Sin embargo, también es posible que esta fobia concreta sea síntoma de rasgos más generales de nuestra personalidad como:

⚠️Evitar coger el coche empeora la fobia a conducir


causas-amaxofobia

Los miedos relacionados con la conducción pueden ser muy diversos:


➡️ Sea cual sea tu miedo particular, el mecanismo principal que lo mantiene es la evitación.

Como puedes ver en la imagen, evitar coger el coche nos provoca un alivio temporal. Sin embargo, este alivio tiene un precio: 

  1. No desarrollamos nuestra capacidad para calmar la ansiedad
  2. Le mandamos a nuestro cerebro el mensaje «Si he huido, significa que conducir tiene que ser peligroso», lo cual hace que la próxima vez que queramos coger un coche nuestro cerebro diga: «¡PELIGRO!»

Claves Para Superar El Miedo A Conducir


1. Identifica las excusas que usas para no conducir

Cuando nos enfrentamos a algo que nos da miedo, solemos encontrar multitud de justificaciones para abandonar el reto.

«Tampoco es tan importante, puedo moverme en transporte público»

«Me ha ido bien hasta ahora, ¿para qué cambiarlo?»

«No todo se le puede dar bien a uno/a»

«Es muy complicado y cuesta mucho dinero»

«Nunca lo superaré»

Estas son solo algunas de las justificaciones que podemos encontrar, por lo que te animo a observar tus pensamientos y pillarte cuando estés a punto de hacerles caso.

2. Aprende a Relajarte

Hoy te voy a hablar de uno de los ejercicios de relajación que personalmente me resulta muy útil: la relajación a través de la estimulación del nervio vago.

No voy a entrar en detalles sobre qué es el nervio vago y cómo funciona, ya que eso merece un articulo propio. 

Para el propósito de este ejercicio sólo necesitas saber que es un nervio que cuando lo estimulamos, conseguimos relajarnos. 

Estimularlo es muy sencillo: 

  1. Busca un lugar tranquilo
  2. Aparta cualquier distracción (móvil, ordenador, etc.)
  3. Empieza a respirar suavemente por la nariz
  4. Deja que tu tripa se hinche con cada inhalación 
  5. Esta es la parte más importante: Deja que el aire salga suavemente por la nariz o por la boca. Procura que la exhalación sea mas larga que la inhalación. 
  6. Dedica el tiempo necesario a este ejercicio de respiración hasta que te notes más relajado/a

Esta respiración diafragmática se puede combinar con técnicas muy potentes como el body-scan, que consiste en llevar tu atención a las diferentes partes del cuerpo y soltando posibles tensiones.

⚠️ OJO:  si los ejercicios de respiración aumentan tu ansiedad, puedes probar a enfocar tu atención en lo que percibes a tu alrededor. Deja que tu mirada vaya libremente hacia donde quiera ir y déjala reposar en aquellos lugares que atraigan tu atención y te produzcan una sensación de calma.

3. Practica Mindfulness

El Mindfulness te ayudará a identificar los pensamientos que hemos visto en el punto 1, de manera que aumentará tu capacidad para no dejarte controlar por ellos. Pero sobre todo, te dotará de recursos para aprender a calmarte y volver a un estado de tranquilidad y serenidad. 

Para ponértelo fácil, en este artículo te explico cómo aprender Mindfulness de manera sencilla.

En la medida de lo posible, conviértelo en un hábito, empezando por momentos tranquilos, de manera que cuando te surja una situación angustiante te resulte más sencillo aplicarlo. 

4. Respeta tu Ritmo

Hace no mucho se pensaba que lanzar a un niño a la piscina era la mejor manera de que aprendiera a nadar. Hoy en día sabemos que este método puede incluso generar una fobia. Si nos lanzamos a una actividad que nos da miedo sin preparación, corremos el riesgo de pasar un rato tan desagradable que no sólo no nos ayudará a superar este miedo, sino que probablemente lo empeorará. 

Así que te animo a que te tomes el tiempo que necesites y vayas al ritmo que esté bien para ti.

¿Cómo saber cuál es el ritmo adecuado?

La imagen anterior te ayudará a encontrar tu ritmo. El ritmo adecuado es aquel en el que sientes algo de estrés por conducir, sin caer en un estrés excesivo ni tampoco en una activación demasiado baja. Para superar el miedo a conducir, necesitarás salir de la evitación (hipoactivación) y exponerte progresivamente a la conducción.

Si solamente te guías por tus sensaciones, es probable que prefieras posponer, procrastinar o abandonar los intentos. Es importante que recuerdes que un nivel leve a moderado de ansiedad es normal, sobre todo al principio. No esperes al momento perfecto, porque ese momento en el que te sentirás completamente tranquilo y seguro antes de ponerte al volante no llegará por arte de magia.

Sin embargo, tampoco te olvides completamente de tus sensaciones y no intentes ir demasiado rápido.

Un buen indicador de que has encontrado el ritmo adecuado para ti es que no te sentirás completamente cómodo/a pero tampoco paralizado por el miedo o con sensaciones de ansiedad muy intensas.

5. Deja tu Ego a un lado

Procura no compararte demasiado con otras personas, pues todos somos diferentes y lo importante es que afrontes este reto de una manera cuidadosa y respetuosa contigo mismo/a.

Tener miedo a conducir es muy común y no te convierte en un cobarde, sino en humano.

6. Cuídate Emocionalmente

¿Pasas mucho tiempo con personas que te critican por tener miedo a conducir? ¿Te presionan o te presionas para superarlo cuanto antes?

Si es así, busca la manera de protegerte de ese tipo de mensajes tan dañinos para la autoestima. 

Y si tú mismo eres tu juez más duro, pregúntate por qué te machacas tanto.

¿Tratarías de esa manera a alguien que te importa y que está pasándolo mal? Estoy casi seguro de que no. Entonces, ¿por qué hacerlo contigo mismo?

Soy consciente de que este es uno de esos patrones que no podemos cambiar de la noche a la mañana, ya que suele ser una parte nuestra que lleva mucho tiempo acompañándonos. Pero espero que mis palabras te sirvan para darte cuenta de lo duro/a que puedes llegar a ser contigo mismo/a. 

Si te sientes identificado/a con esta voz interna extremadamente crítica y te gustaría aprender a tratarte de otra manera, te animo a que acudas a terapia.

7. Ve a Terapia

No hace falta estar fatal psicológicamente para acudir a terapia. De hecho, hacerlo antes de llegar a ese punto resulta más efectivo y previene potenciales problemas psicológicos. 

No te diré que es necesario ir a terapia para superar el miedo a conducir, pero te puedo asegurar que es una gran ayuda, ya que en terapia se prestará atención a todo lo anterior y mucho más. 

En una terapia psicológica, contarás con un acompañamiento profesional que te ayudará a enfrentarte a este miedo al ritmo adecuado para ti. En mi opinión, lo más recomendable es un tratamiento que no se enfoque exclusivamente en quitar esta fobia. 

Si solamente te tratas esta fobia en particular modificando tu comportamiento, es probable que el miedo termine trasladándose a otra actividad. Por eso, te recomiendo que lo trabajes desde un enfoque más holístico, en el que se te enseñen estrategias para cuidarte de manera integral. 

8. Practica todo lo que puedas

Ya sabes todo lo que tienes que saber para ponerte manos a la obra, así que busca un/a profesor/a con quien te sientas cómodo/a y empieza a conducir.

Ningún manual, libro ni consejo puede quitarte el miedo a conducir.

Una trampa en la que muchos solemos caer es buscar información de manera incesante. Es completamente normal: queremos saber qué nos pasa y cómo solucionarlo.

Pero cuidado con esto, ya que para superar el miedo a conducir (o cualquier otro problema), lo más importante es pasar a la acción y encontrar lo que a ti te funcione. No hay nada como la experiencia directa cuando se trata de aprender. 

💪 Así que te animo a tomártelo como un reto y a empezar a hacer CON miedo lo que antes no hacías POR miedo. 

Conclusión


Espero que estos consejos te hayan resultado útiles y puedas empezar a ponerlos en práctica para librarte del miedo a conducir. 

¿Habías probado alguna de estas estrategias antes o quizás conoces otras que te han funcionado? No dudes en compartir tu experiencia dejando un comentario. 

Igualmente, si te ha surgido alguna duda o te encuentras alguna dificultad al poner en práctica los consejos que te he dado, estaré encantado de responderte.

¡Te deseo que el miedo a conducir pronto forme parte de tu pasado!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *